domingo, 16 de agosto de 2009

¿Por qué?


Siempre me suceden cosas. Todo el tiempo. Hace mucho tiempo que no escribía nada aquí. Pero nunca es tarde para retomar estas andanzas cibernéticas de escritura que tanto no me agradan como escribirlas en una libreta con mi propia letra. Bueno y aunque nadie lo lea nunca, lo escribo igual, porque así es la vida, porqué así soy y porqué después de todo me gusta hacerlo. Por lo menos tengo la esperanza de que alguien algún día navegando por internet, probablemente buscando algo que no tenga nada que ver con esto, lo encontrará. Puede que no lo lea pero si lo hace sabrá de lo que hablo y puede que me escriba o que simplemente no haga nada, porque así es la vida y el mundo. El universo se expande como un chicle cuando me lo saco de la boca y lo estiro con mi dedo y a todos les da asco. La vida va mutando. La naturaleza está en un constante cambio y aunque siempre miremos y creamos que el lapiz que dejamos en la mesa y no movemos hace cuatro días sigue estando ahí, estamos equivocados, también ha cambiado algo en él. No me refiero físicamente, tan idiota no soy, pero ahora lo acompañan probablemente millones de particulas de polvo que han entrado por la ventana y se han depositado a su lado, como cuando alguien se sienta junto a tí en la micro o en el metro. El metro, que cosa tan desagradable cuando va llena. Pero siempre hay que verle el lado positivo. Puedes apoyar tu cabeza en el hombro del que está más cerca tuyo y así dormir en el trayecto.

Supuestamente esta iba a ser una introducción para una lista de cosas que yo denomino ¿POR QUÉ? pero para variar mi cerebro insólito se fue por las ramas y me permitió decir mucho más que eso. No me desagrada, porque así, tendré otra cosa que publicar cuando me de la gana nuevamente y me acuerde que existe esto, que es un blog que hice hace mucho tiempo para escribir aventuras vividas. Las que tuvieron que convertirse en publicaciones solamente mías, ya que nadie más de las integrantes se animaba a escribir incoherencias. Es la sangre sureña. Eso es. O tal vez simplemente esta sangre que llevo en mis venas. Heredada de mi familia.

1 comentario:

Nicole dijo...

Estamos aquí en la casa de la Camila y tu estás buscando alguna crema que ponerte en la cara, sí, Camila, si alguna vez lees esto te enterarás de que la Fran te saco un poco de crema.
La Naicol fuma y yo escribo y tuve que leer tu blog en voz alta y leí mal =(
no se que decir, espero que lo pasemos bien hoy y que sea un carrete freak como siempre. Cuando leas esto ya sabrás si lo pasamos bien o no. pipipi, yo en verdad queria salir hoy, osea primero no quería pero después si quise.
bien, eso, ya no se que más decir y la Naicol no aporta nada. le toca:

ehhhhhhhhhh hola
cuando vamos a ir a viña???
chao te quiero
sigue escribiendo, cuentate alguna aventurilla.
pucha si no fueran por las malditas pastillas te juro que me quedo pero no quiero quedar embarazada, menos ahora que estoy cesante y no tendría que darle de comer a mi hijo, tampoco tendría para los pañales y debería lavar los bambino (que asco). No mejor me voy a mi casa temprano y me tomo la maldita yasmin.
adios.